Hojas de México
Hojas de México
UNA CIUDAD EN CRECIMIENTO
Por: Rene Couttolenc Dominguez
Xalapa, Ver; 17 de Mayo de 2017.-  Sin lugar a dudas, el progreso y el aumento de población generan que las ciudades vayan creciendo a una velocidad de miedo; Xalapa es un ejemplo de ello. No sólo las personas de la tercera edad recuerdan vivamente cuando las calles lucían sin automóviles, los niños corrían por zonas aún no habitadas y empinaban papalotes en las grandes extensiones de tierra de lo que hoy es la USBI de la zona universitaria. También la generación de principios de los 70’s recuerda aquellas tardes de neblina en las que podían jugar a las escondidas por los callejones donde siempre había un amigo o una familia que les recibía con gusto y alegría.

El día de hoy, los niños ya no pueden jugar en las calles… son pocos los vecinos que se conocen unos a otros y las familias ya están cada vez más separadas por las grandes distancias que hay que recorrer entre un extremo a otro de la ciudad. Ya casi no hay sonrisas. Las áreas que antaño se utilizaban para jugar y para días de campo, ya no existen. Los trenes ya no transportan pasajeros y, por ende, la estación hoy luce abandonada, triste y oscura.

Los grandes comercios han utilizado esos amplios terrenos donde hasta hace pocos años todavía podían verse vacas pastando, o caballos en sus caballerizas. La ciudad ya no está habitada por sus amables lugareños; se ha convertido en un coctel de gente llegada de los más diversos lugares del País, no sólo del Estado. La gran mayoría de estudiantes que vinieron a prepararse a la Capital del Estado, tiende a quedarse a vivir aquí. Las oportunidades de trabajo que ofrecen las franquicias que aperturan nuevas sucursales, atraen a más personas de otras ciudades…

Aquel Xalapa tranquilo, de suave llovizna al atardecer y densa neblina nocturna, ya no existe…  si algún oriundo de esta ciudad regresara, después de unos 10 años fuera, sin duda se perdería y no reconocería muchos lugares que no existían cuando se fue, pero recordaría otros que ya no están más. Ese es el precio del progreso… el destino de lo que alguna vez fue la ciudad de las flores.
Regresar



.
René Couttolenc Domínguez

rene.couttolencd@hojasdemexico.org