Hojas de México
Hojas de México
MÉXICO ES SOLIDARIDAD
Regresar



.
Por  Teodoro Couttolenc Molina.
Xalapa, Ver., 25 de Septiembre de 2017.

Lo hemos vuelto a ver: México es no sólo canciones o bailes, charros o caballos; lo más profundo de su tradición lo convocaron los terremotos de septiembre 19, el de 1985 y el de 2017: salvar vidas sin distinguir si se trata de un familiar o de alguien desconocido.

La desgracia ha movido nuevamente el colectivo nacional.

Los mexicanos entregan su esfuerzo hasta agotarse, aportan lo importante y lo sencillo, lo que se necesita, esfuerzo o apoyo moral, tiempo o trabajo, herramientas o angustia. La movilización popular no tiene parangón.

Se lo oímos al pueblo, modesto como las palabras con las que lo dice: "Así me lo enseñaron mis padres; así se lo enseño a mis hijos".

"Debemos ayudar porque es México; y México está más allá de la violencia, más allá del crimen, más allá del político corrupto, más allá del robo. Más allá de todo eso y más, está México".

Y proporcionan comida, agua; igualmente artículos para curación, como agua oxigenada, vendas, gasas, alcohol, tijeras, pero se constituyen en grupos de trabajo que siempre llevan lo más importante: amor incondicional.

En nadie hay la simple visión de la caridad. En todos hay determinación de rescatar a quienes permanecen debajo de casas que se derrumbaron, debajo de montañas de escombros que todo lo impiden, menos el trabajo de los topos y de los voluntarios que persisten en rescatar vidas aún a costa de su integridad física; resolución de dar así sea lo indispensable, lo poco que tienen, para quienes lo han perdido todo.

Se olvidan del cansancio y del hambre, se olvidan de la propia seguridad y exponiendo sus vidas intentan salvar personas extrañas que no les son ya ajenas porque se han hermanado con ellas en la desgracia.

Para ver qué pueden aportar, llegan con cantidades enormes de intenciones generosas, de bondad, parecen hormigas pero son demasiado humanos, lloran la pérdida de cada vida de quien no fue su familia ni su amigo, ni siquiera su conocido. Lloran la muerte de un extraño, pero lo mismo se alegran con el rescate de una vida y aplauden con todos los demás ante la escena cumbre de la superación de la tragedia: los dos puños en alto que significan rescate de una vida.

Allí están las organizaciones no gubernamentales, allí está el gobierno; pero es su obligación. Allí están los ciudadanos comunes, quienes no tienen esa obligación, pero lo están dando todo, sin medida y sin excepciones.

México es, ha sido y será siempre, igual a solidaridad.
tcouttolenc38@gmail.com